De manera amplia, la ansiedad es un estado subjetivo de incomodidad, malestar, tensión, displacer y alarma que hace que la persona se sienta molesta.

La ansiedad está ligada a la emoción básica del miedo, emoción que aparece en situaciones de amenaza o peligro para advertirnos y poder defendernos. Sin embargo, cuando padecemos ansiedad aparece la emoción del miedo sin que haya una amenaza real en el presente. La inquietud, tensión y nerviosismo que se padecen suelen estar ligados a preocupaciones e inquietudes excesivas sobre el futuro, que se viven como si fueran presentes.

Claves para superar la ansiedad

A continuación, de manera resumida, detallamos algunas claves para la superación de la ansiedad que llevamos a cabo con nuestros/as pacientes:

 

1. Descubre los patrones de pensamiento y creencias que pueden estar sustentando la ansiedad y crea pensamientos alternativos más positivos.

Cuando una situación concreta nos genera ansiedad suelen haber ciertos mensajes ansiógenos que nos decimos a nosotros/as mismos/as. Solemos confundir nuestros pensamientos con la realidad por lo que no nos cuestionamos qué hay de cierto en aquello que pensamos. Así, asumimos como realidades creencias como: «algo malo me pasará y no lo podré controlar», «si él/ella me quisiera haría lo que yo necesito», «los demás deberían saber mis normas y seguirlas», «mi felicidad depende de estar bien con los demás»…

Una vez detectados los pensamientos automáticos que te repites en situaciones conflictivas es posible modificarlos por otros menos distorsionados y más adaptados a la realidad del presente.

2. Para el piloto automático cuando no es necesario ni útil y ve a lo básico: date cuenta del momento presente.

3. Si tu mente se inunda de pensamientos, no intentes luchar contra ellos para «dejar de pensar». Simplemente observa qué está pasando, se consciente plenamente.

4. Aceptar lo irremediable y mejorar lo posible. Acepta lo que no depende de ti y no gastes energía ni tiempo en ello; te ayudará a centrarte en aquellas cosas que deseas y que sí dependen de ti. La intención será el equilibrio entre la aceptación de nuestras limitaciones y la realización de nuestras posibilidades.

5. Se bondadoso contigo: no te critiques ni te culpabilices en exceso por tus pensamientos o por tus emociones.

6. Aprende técnicas de relajación y respiración relajante. La respiración diafragmática lenta es una de las técnicas para el control de la ansiedad más utilizadas en el ámbito clínico y terapéutico.

7. Cuídate y ten hábitos saludables, ya que cómo cuidas tu cuerpo repercute en tu salud emocional.

Cuidar la alimentación, hacer ejercicio físico y dormir las horas necesarias cada día, son hábitos saludables que nos ayudarán a cuidarnos de forma integral.

Photo by Jake Noren on Unsplash

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies