¿Qué es la asertividad?

La asertividad es la habilidad para comunicar y defender nuestras opiniones de forma equilibrada, sin agredir y sin someterse a los deseos de los demás.

La comunicación asertiva nos permite expresar nuestro respeto por los demás y exigir ser respetados.

¿Por qué es positivo ser asertivo/a en nuestras relaciones?

A veces, en nuestras relaciones con la familia, la pareja, los compañeros de trabajo o con nuestras amistades, pueden darse situaciones en las que nos es difícil dar nuestra opinión o expresar lo que queremos hacer. Ante estas situaciones hay dos reacciones frecuentes no asertivas:

  1. Por miedo a la crítica, al “qué dirán”, por no molestar, o porque “no se quieren conflictos”, se adopta una actitud pasiva. Quizás no se llegue nunca a expresar la opinión, y le cuesta mucho defender sus derechos. Suele adherirse a las opiniones del grupo para no entrar en conflicto.
  1. La actitud agresiva, que intenta defender sus derechos imponiéndose al otro. Suele utilizar un lenguaje tajante y/o despectivo, y no tiene en cuenta la posición ni los derechos de los demás.

La asertividad, en cambio, es un estilo de comunicación que se sitúa entre estos dos polos: el pasivo y el agresivo.

¿Cómo puedo empezar a ser asertivo/a?

Para mejorar la comunicación y mantener relaciones más sanas siendo asertivo/a, un primer paso es la identificación:

  1. Identifica aquellas situaciones y/o relaciones en las que detectas que hay un problema de comunicación.
  2. Identifica si te sueles situar en uno de los polos comunicativos: el pasivo o el agresivo.

Una vez realizada la identificación se puede iniciar el entrenamiento en comunicación asertiva. El objetivo será crear mensajes alternativos a los que habitualmente utilizamos en las relaciones que queremos mejorar, tendiendo al equilibrio comunicativo.

Como todo aprendizaje, requiere práctica y tiempo.

Lograremos las siguientes habilidades sociales:

  • Saber transmitir respeto al otro y a uno mismo
  • Saber expresar los propios intereses
  • Saber negociar las diferencias, buscando soluciones para ambos.

 Expresamos y nos expresan respeto cuando:

  • Hay una valoración de la dignidad e igualdad de toda persona.
  • Hay un reconocimiento de las cualidades específicas en mí y en los otros, que no convierten en superior, sino en más eficaz para algo.
  • Se reconocen las limitaciones, en mí y en los otros, que no convierten en inferior, sino en menos eficaz para algo.

No se respeta cuando:

  • Se mantiene una relación desde un marco competitivo (si uno gana, el otro pierde).
  • Se presiona para convencer de nuestra visión de las cosas.
  • Se intimida para que el otro haga algo que no quiere hacer.
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies